Decoración con alfombras orientales

Información de las alfombras orientales como elementos de decoración con fotos. Características de los diferentes tipos de alfombras orientales

No caben dudas que los complementos decorativos le dan mucha vida a los espacios, y uno de ellos son las alfombras, las cuales le brindan a las distintas habitaciones un toque de elegancia y calidez, hechos que las vuelven imprescindibles a la hora de decorar los distintos ambientes de nuestras casas.

Más allá que la función principal de la alfombra es proteger los pisos del desgaste a causa de la fricción, también se hace muy importante que estas sirvan como elementos de decoración, que le den al lugar una mejor vista desde el punto de vista estético.

El problema de la protección de los pisos podría ser resuelto mediante la colocación de un tapizón de material simple, aunque para aquellos que desean una pieza un poco más refinada lo ideal es utilizar alfombras orientales.

Las más populares son las de origen persa, aunque también hay disponibles algunas de otras regiones que poseen materiales y diseños muy finos. Por este motivo antes de elegir una para poner en la sala, comedor o dormitorio lo mejor es analizar bien las características de cada una.

Como decíamos las alfombras de origen persa, las cuales son fabricadas en Irán, son las más conocidas de Oriente. Las mismas tienen una belleza única, destacándose las denominadas Sultanabad, Tabriz y Heriz. Las primeras de éstas, que provienen de la región de Arak, están elaboradas con delicados hilos cortos, al tiempo que las Tabriz se destacan por sus diseños formales, mientras que las Heriz cuentan con figuras geométricas combinadas con los colores rojo y azul.

Otras alfombras muy famosas son las de origen chino, de las cuales se destacan principalmente las elaboradas en la región de Nangxia. Estas alfombras presentan diseños muy particulares, los cuales están vinculados a la religión, contando con motivos taoístas y budistas además de dragones y anudados, típicos de la cultura de aquel país.

Las alfombras chinas son fabricadas con sedas y lanas muy lindas, las cuales por lo general presentan colores azul, amarillo y marfil, siendo esta última una tonalidad muy elegante.

Otras alfombras que también son muy requeridas son las llamadas caucásicas, que son elaboradas en la región ubicada entre el este de Turquía y el noroeste de Irán. De este tipo se pueden adquirir las denominadas  Kazaka, Karabakh y Daghestan, que son fabricadas con materiales más refinados que en otros lugares, utilizando varios colores de las gamas más vistosas de verde, amarillo y rojo.

A aquellas personas que tienen la posibilidad de visitar Oriente, se les recomienda que no dejen pasar la oportunidad de adquirir al menos uno de estos espectaculares elementos decorativos, ya que aparte de adornar nuestra casa pueden significar una muy buena pieza de colección que se puede llegar a colocar incluso en la pared, tal como ocurre en los ambientes hogareños de aquella parte del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *